Retos y oportunidades para el sector de la jardinería y la decoración

13 julio, 2022, 8:15 am

La reciente pandemia que ha azotado el planeta ha tenido consecuencias en todos los ámbitos, cambios y transformaciones en prácticamente todos los sectores y el mercado del jardín no es una excepción.  Actualmente, a dos años desde el inicio de la pandemia, ya podemos analizar sus efectos, comparando el año 2019 con el año 2022, obteniendo así una imagen muy fidedigna de sector de la jardinería y el home deco en el pre y en el post pandemia.

El Covid19, tras el desconcierto inicial, supuso un gran crecimiento del mercado de la jardinería, el confinamiento y por consecuencia pasar más tiempo en casa fue definitivo para que el consumo de plantas y decoración creciera exponencialmente. Ahora, pasada la virulencia de la pandemia, observamos que este crecimiento se está consolidando.  Es cierto que el 2022 no está siendo igual que el 2021, pero ¿cuánta culpa tienen de esto tienen las condiciones climatológicas? Hemos vivido una primavera atípica y sólo a finales de año podremos analizar la incidencia de este punto con más precisión.

Consolidación del crecimiento

A pesar de todo, las cifras que manejamos hoy nos confirman que una parte importante del crecimiento se ha consolidado. Este hecho ha convertido el mercado del jardín en un mercado muy interesante para muchos canales.  No solo para el canal natural, que son los centros de jardinería, sino también para canales históricamente muy próximos, como la ferretería y el bricolaje, y otros más apartados, como el home deco y grandes almacenes. Estos sectores se han subido al carro y se vuelcan masivamente en productos de jardinería y “decoración vegetal”.  Observamos como retailers como Zara lanzan su propia gama de herramientas para jardín e incorporan en sus colecciones de decoración productos más habituales en otros formatos comerciales. Este no es un fenómeno aislado y veremos como cada vez más nuevos operadores entrarán en este mundo y la línea que separaba la oferta de interior de la de exterior del hogar se irá desdibujando.  El mundo del jardín ha dejado de ser algo que interesaba a pocos para ser un mercado muy atractivo que interesa a muchos. El pastel crece, pero van a ser más los que intentarán coger una parte de este pastel.

Definir bien el modelo de negocio

Aumenta la competencia y esto supone un reto para los centros de jardinería que ya llevamos tiempo en este mercado. Nuestro éxito en el mercado pasa más que nunca definirnos, tener claro quiénes somos, qué queremos ser y qué queremos ofrecer a nuestros clientes. Si tenemos esto claro, podremos organizar las tiendas alrededor de esta idea y conseguir que la experiencia del cliente responda realmente a las expectativas que le generemos, en cuanto a productos, servicio, ambientación, etc. Antes identificábamos cuales eran nuestras fortalezas para así organizar la tienda alrededor de ellas (precio, amplitud de surtido…). Hoy, desde el proceso de compra hasta la comunicación en redes sociales con el cliente debe tener coherencia y sentido, debe responder a un mismo objetivo y cuanto más coordinado este todo, más potente y diferente será nuestra formula comercial. Un establecimiento que opte por ser un hard discount, un supermercado de gran descuento organizará la tienda en ese sentido, con grandes volúmenes de productos y mucha cartelería promocional. Por el contrario, un centro de inspiración, como es el caso de Jardinarium, apostará por un modelo de organización y distribución que le obligue a estar continuamente aportando ideas, presentando novedades al cliente, siguiendo y creando nuevas tendencias, formando a sus clientes. Los centros deberán tener muchos espacios aspiracionales, coordinados todos ellos entre sí, para que tengan sentido y el cliente no se pierdan, adaptados a su entorno (montaña, playa, urbanita, rural…). Y esto no solo en la tienda, sino también en toda la comunicación que se mantenga con esos clientes, en cualquier canal y en todas las interacciones que se realicen con esos clientes.

Mejorar la gestión

Pero la post pandemia nos ha traído otras consecuencias a corto plazo que están incidiendo directamente en nuestro día a día y que nos ha obligado a cambiar los modelos de gestión de las tiendas. Nos encontramos ante una subida de precios generalizada, tanto en las materias primas como en el transporte.

La crisis energética, la complejidad en el suministro de terceros países y más recientemente la guerra de Ucrania, nos ha llevado a un paradigma desconocido hasta ahora y al que tenemos que adaptarnos rápida y eficazmente.  

Vivimos un momento complejo, en el que el cliente nos está reclamando más productos, más ideas, más autenticidad, porque como hemos visto se está volcando en el sector de la jardinería y la decoración, y por otro lado nos encontramos con una gran complejidad logística y de suministros, el aumento de precios, el aumento de plazos de entrega y la carencia de productos provenientes de terceros países, cada vez más acuciante. Lo hemos sufrido en los últimos meses en los fletes, los contenedores, las restricciones de exportación directamente desde china por los bloqueos que hay en determinados puertos, la guerra… Todo esto nos va a obligar, en base a lo que cada uno decida ser, en nuestro caso, especialistas en jardinería y decoración, a montar centros cada vez más aspiracionales, más emotivos, aportando continuamente ideas nuevas tanto en el propio centro como a través de todas las comunicaciones con el cliente final. Pero también nos está obligando a mejorar la gestión del aprovisionamiento, la planificación, la anticipación. Estamos haciendo previsiones y programaciones en todos los campos, desde el vegetal hasta el home deco y la brico jardinería.

Agilidad en la búsqueda de alternativas

Por otro lado, estamos redefiniendo continuamente el porfolio clásico de productos porque estamos teniendo carencias, productos que no llegan y hemos de buscar alternativas, ofrecer al cliente las mismas soluciones, pero con productos alternativos. Por tanto, reemplazamiento de productos, no solo de orígenes y proveedores, sino también a veces del propio producto. Finalmente, tenemos que abordar la subida de precios, algunos pueden repercutirse, pero otros no y esto nos está obligando a cambiar la política de marginalidad. En tanto que somos capaces de trabajar con mucha más anticipación, más previsión, analizar los históricos, conocer bien nuestro porfolio de productos y definir muy bien dónde apostamos y en qué medida apostamos en cada una de las familias de productos, podemos diseñar una estrategia de precios y marginalidades diferentes, no solo de una familia a otra, sino también dentro de la misma estructura de familias para ofrecer al cliente un esquema y una gama de precios que responda a las expectativas de una amplia variedad de clientes, cubriendo así todos los niveles de demanda.

Estamos en un momento muy interesante, el sector de los centros de jardinería deberemos afrontar grandes retos, pero también se nos plantean grandes oportunidades, que debemos aprovechar para mejorar y crecer, individualmente como marcas, pero también conjuntamente como sector.

Javier Gil-Vernet

Director de Jardinarium

Categorías : A destacar | Centros de jardinería | Garden Centers | OPINIÓN

Entra como usuario registrado para enviar un comentario