Home A destacar Garden Sa Torre, el garden de Porto Colom

Garden Sa Torre, el garden de Porto Colom

by Garden magazine

El ejemplo de un garden pequeño, cercano y de confianza.

Garden Sa Torre (Porto Colom, Felanix, Mallorca), fundado el 19 de diciembre de 2003, cuenta con Magdalena Díez Alabern como única propietaria. La superficie total del garden es de 4500m², de la cual 1600m² son de terreno exterior y 1800m² son de superficie cubierta. El aparcamiento es de 26 plazas y el número de empleados es de 5.

La filosofía empresarial del garden se centra en tener un ambiente familiar entre los trabajadores y el cliente. Los trabajadores de Garden Sa Torre se preocupan mucho por la atención al cliente, y por eso están comprometidos con ofrecer un trato cercano, ser profesionales, tener lo que el cliente necesita y localizarlo rápidamente. Para ellos el cliente nunca debe ser engañado, pues un cliente descontento no volvería a la tienda y además haría mala publicidad.

En el garden han enfocado sus esfuerzos en las casas vacacionales debido a su localización, pues muchos clientes son no residentes y mallorquines con segundas residencias. Los hoteles confían cada vez más en Garden Sa Torre debido a su stock variado, y acuden tanto para adquirir productos útiles para el jardín del hotel como para detalles que puedan necesitar en el restaurante.

En Garden Sa Torre son conscientes de que no cuentan con un gran stock en plantas de grandes dimensiones, ya que éstas se venden cada vez menos, pero en planta de temporada cuentan con mucha variedad.

Los objetivos estratégicos a medio plazo del garden son seguir ampliando el mundo del huerto urbano junto con todos los accesorios y especies que requieren. Su sección de huerto urbano ha crecido mucho en los últimos años, han notado un incremento en la gente interesada en esta sección después del boom post-covid. Los meses en los que la gente estuvo encerrada en casa, sin poder socializar, sirvió para que descubrieran que en casa también podían cultivar, lo cual además era relajante y les proporcionaba una recompensa. Otro objetivo del garden es crecer aún más en lo relativo al mundo Bio, tanto en abonos como sustratos.

Productos y servicios

Entre los puntos fuertes del establecimiento destacan los siguientes artículos y secciones: la planta de interior, para cuya venta el garden cuenta con una gran sala con una amplia gama de cubremacetas; la família de los cactus, con gran variedad tanto de los productores de la isla (en Mallorca se encuentra “Cactus Toni Moreno”, uno de los mejores productores de cactus en España) como de los de Almería; y por último la sección de decoración, la cual cuenta con una gran diversidad de productos que, desde el garden, se intenta que sean artículos muy especiales. En esta sección destaca la especialidad de la decoración marinera, al ser un garden de costa.

En cuanto a los productos estándar del garden destacan los bulbos y las semillas (Semillas Batlle, Fito e Iluro), los fitosanitarios y abonos (Compo y Flower), las jardineras y macetas (Herstera, Artevasi, Mercado Rivera y Terracota portuguesa), las jardineras de piedra artificial, los sustratos, tierras, cortezas de pino y áridos decorativos (Inferco, Compo, Tierra Mallorquina y Flower).

Para la decoración el garden cuenta con 300m² de sección, de la cual 60m² son muebles de jardín (LDK Garden y Manufacturas Ruiz). En las herramientas destacan las marcas Stocker, Gardena y Elhis, junto con el riego (Stocker y Gardena). En la planta artificial predomina la Flor Albi.

En la sección de ocultación el garden cuenta con las mallas de sombreo y antihierba al corte (Catral y Cañizos Faura) y cerramientos de mimbre, brezo y bambú en rollos de 1m y 1,5m (Catral y Cañizos Faura). Para la planta de interior el garden cuenta una gran variedad distribuida a lo largo de 215m², con una gran surtido de cubremacetas (Herstera, Artevasi y Jolipa, entre otras marcas).

Clientes

El garden cuenta con una buena área geográfica a su alrededor, ya que está rodeado de pequeños pueblos y zonas de costa que no se encuentran lejos respecto la tienda. Su cercanía geográfica hace que la gente no sienta pereza al conducir 10km para llegar hasta el garden.

La tienda cuenta con un público muy internacional debido a que en Porto Colom, pueblo costero donde se ubica el garden, se encuentran muchas segundas residencias y casas vacacionales de europeos, aunque también acuden muchos mallorquines. Los extranjeros tienen mucho más arraigado pasarse por el garden cuando salen para comprar algo verde y con flor, bonito para la casa. Esto les cuesta más a los clientes españoles, aunque desde el covid la gente ha descubierto el gusto por cuidar la decoración del hogar con plantas.

Desde el garden han notado como muchas familias europeas, ya sea por el auge del teletrabajo, por el precio de los carburantes o por lo caro que es vivir en la Europa de clima frío, deciden vivir en Mallorca.

ENTREVISTA

MAGDALENA DÍEZ,  GERENTE DE GARDEN SA TORRE

Con unos 12 años llegó a Mallorca mi inspiración, Magatzem Verd”

Magdalena Díez Alabern (51), gerente y propietaria de Garden Sa Torre,  cuenta con Estudios de Ingeniero Técnico Agrícola por la Universidad Politécnica de Valencia, en la especialidad de hortofruticultura y jardinería. Después de años vinculada al sector de obras y mantenimientos de jardinería, en el año 2003 creó Garden Sa Torre, el garden de Porto Colom.

Garden Magazine (GM).- ¿Cuáles son tus antecedentes profesionales?

Magdalena Díez Alabern (MDA).- He estado toda mi carrera profesional en el mundo de las plantas, primero como peón en un garden durante el verano de 1989, para convencer a mi padre que era un poco reticente a dejarme estudiar esta carrera y demostrar le que me apasionaba este mundo.  En Valencia realicé numerosos cursos y varios de ellos  de postgrado por la Universidad de Valencia. Al terminar los estudios trabajé como ingeniero agrícola en Viveros José Dalmau, empresa valenciana con sede en Mallorca que se dedicaba a la construcción y el mantenimiento de jardines. Trabajar en esta empresa fue como  una segunda carrera para mí. Al terminar la universidad tienes la sensación de no saber de nada aunque todo te suena, y es trabajando cuando aprendes.

En la empresa aprendí mucho de obra y conocí a los que años después serían mis socios. Juntos montamos Jardines Alfabia, empresa de construcción y mantenimiento de jardines en Mallorca. Éramos 5 socios en total, muy diferentes todos, cada uno tenía muy claro su sitio pero hacíamos una buena piña y nos completábamos. De ellos también aprendí muchísimo y dí el salto para montar en solitario un garden center, que era mi sueño de niña. Aunque reconozco que quien me apoyó y me ayudó a creer en mí fue mi marido Toni. Yo siempre he sido un poco miedosa y de pensar mucho las cosas, y él me hizo creer en mí y darme el empujón.

Se puede decir que lo mío fue una carrera muy vocacional. La culpa la tenía mi padre, que es Dr. Ingeniero agrónomo y de pequeña me llevaba con él cuando visitaba plantaciones y me contaba cosas de las plantas. Poco a poco me fui metiendo en este mundo y con unos 12 años llegó a Mallorca mi inspiración, Magatzem verd, el primer garden center de la isla. En sus primeros años era muy innovador para la época, la propietaria era europea y traía un concepto de garden que aquí no conocíamos que mezclaba decoración con plantas, y a mi me cautivó.

GM.- ¿Cómo fueron sus orígenes como garden center?

MDA.- Duros, como todo comienzo. Cuando ya empezábamos a despegar como negocio, a los 4/5 años de abrir, llegó una fuerte crisis y la gente lo pasó mal. Si se tenían que quitar algún capricho era de nuestro sector. Tenemos que tener en cuenta que los productos que vendemos no son de primera necesidad y fue duro. Teníamos que controlar mucho el stock y no gastar demasiado. Poco a poco y con buena letra, ese era mi lema, tenía que intentar que el cliente fuera ganando confianza con el garden para empezar a volver a gastar.

GM.- ¿Qué objetivos profesionales se marcan?

MDA.- Crecer en todas las secciones, sobre todo en la sección de productos BIO. Hay secciones en las que prefiero no entrar, como es el mundo de las mascotas, al verlo muy complejo y por toda la cantidad de normativa que hay que cumplir.

GM.- ¿Cómo definiría a Garden Sa Torre?

MDA.- Somos un garden pequeño, cercano y de confianza. La mayoría de las veces te conoces hasta el nombre del cliente. Intentamos tener un poco de todo y siempre muy bien colocado, limpio y con mucho gusto. Es muy importante que las cosas te entren bien por los ojos, es mi obsesión.

GM.- ¿Qué planes de expansión futura se marcan?

MDA.- Ir creciendo y darnos a conocer cada día más en las redes sociales. Hace un par de años hicimos nuestra página web y ahora estamos intentando crecer con las redes también, aunque vamos poco a poco.

GM.- ¿Cuál es su opinión sobre la situación actual del sector?

MDA.- Hemos tenido un buen comienzo de año, aunque cada vez hay más competencia por la guerra de precios con las grandes cadenas. Tienes que diferenciarte y saber que vendes calidad sin que te afecte el precio de los otros.

GM.- De todos los Gardens que ha visitado por el mundo ¿cuál le ha impresionado más y por qué?

MDA.- Quizá por las dimensiones del edificio, todo de cristal, y su variedad el “Pflanzen Kóllen”, en Hamburgo.

GM.- En la situación actual ¿Qué cambios más significativos han detectado de las compras de sus clientes?

MDA.- Cada vez el cliente va con más cuidado a la hora de gastar, es más exigente y sabe más por “Google”.

GM.- ¿Qué balance hacen del primer semestre en cuanto a ventas?

MDA.- El mes de agosto y finales de julio se han notado mucho las altas temperaturas, que han hecho que al cliente le cueste más salir de su casa.

GM.- ¿Qué previsiones tienen para este año?

MDA.- Continuar fidelizando al máximo nuevos clientes y que los habituales sigan confiando en nosotros.

GM.- Este año cumplen 20 años ¿Tienen pensado hacer algo especial en honor al 20 aniversario del garden?

MDA.- No, nada,  seguir trabajando como un día cualquiera. Soy un poco supersticiosa y creo que da mala suerte el celebrar las cosas del trabajo. Sé que sonará un poco raro y poco comercial. Creo que hay que ser prudente y seguir luchando cada día. Solo mirar hacia adelante y trabajar como un día más, ganándote el cariño y la confianza del cliente siendo muy profesional.

GM.- ¿Otros aspectos que quieran resaltar?

MDA.- En especial yo quiero seguir aprendiendo asistiendo a las ferias del sector. En concreto, este año hará 30 años que visito iberflora, aunque da un poco de pena cuando recuerdas esos años y ese monstruo de feria, donde necesitabas tres días para verlo todo. Ahora con uno ya has terminado e incluso algunas veces te sobran horas. Creo que si los precios no fueran tan elevados para exponer muchos proveedores se animarían a ello. Es un poco lo que te cuentan tanto en este sector como en el de la decoración.

Cada vez más el proveedor apuesta por invertir en nosotros, llevándonos a la fábrica o show room para poder ver el artículo y comprarlo allí. Muchos, incluso,  pagan los gastos de transporte y estancia. Esto les sale más rentable que asistir a la feria y pagar esos precios tan elevados.

Recalcar también la cantidad de normativa que, cada vez más, nos hacen cumplir en nuestro sector, como trazabilidad, registros, etc. Muchas veces es imposible cumplir todo la burocracia que se nos exige.

otras noticias

Deje su comentario