Raúl Montoro, Country Head Iberia de SBM Ciencias para la Vida: «Hay que cuidar los valores de la empresa y demostrarlo con coherencia»

11 mayo, 2020, 12:31 pm

No tengo ni idea de cómo va a acabar esto. Es una situación inaudita y nos ha pillado, como no podía ser de otra forma, a traspiés. Lo único cierto es que esta crisis nos está abofeteando como decía un amigo mío “con la mano abierta” y que dependiendo de cómo gestionemos esta situación, nuestra organización podrá afrontar con mayor o menor éxito la nueva realidad post-crisis.

Estoy seguro de que saldremos de esta, como salimos de anteriores crisis. Evidentemente habrá víctimas, y no me refiero a las personas que lamentablemente están falleciendo, sino a negocios y empleados. Los negocios se tendrán que adaptar al bache y a la situación posterior, adecuando su estructura, oferta y propuesta de valor a la nueva realidad, y es posible que alguno no sobreviva. Pero también habrá “victimas” entre los empleados, y no estoy pensando en los afectados por regulaciones de empleo, sino en aquellas personas que ven evidenciada una rotura entre sus valores y los de la empresa en la que trabaja. No me refiero a los valores fruto de los departamentos de comunicación, sino a los reales. Aquellos que salen a la superficie en situaciones límite como la que estamos viviendo y que ponen a prueba la coherencia entre lo que se escribe y lo que se hace. Si aparece la incoherencia, puede surgir una crisis de valores en los miembros del equipo. Y esta crisis de valores es realmente lo peor que puede ocurrir en una organización, sea grande o pequeña. Un empleado desencantado con la empresa donde trabaja pierde por completo la motivación y el enganche con su organización. Si la crisis de valores es profunda, no habrá incentivos suficientes para mantener la implicación del empleado que, inevitablemente, acabará marchándose.

Es por este motivo por el que hay que cuidar en estos momentos tan difíciles los valores de la empresa y demostrarlo con coherencia en cada acción que se tome. No veamos simplemente las necesidades de las organizaciones a corto, sino más allá de la situación de crisis. Cuando comencemos a retomar cierta normalidad es fundamental contar con un equipo especialmente motivado para vencer el bache.

En SBM no estamos a salvo de los impactos económicos de esta crisis, y nos hemos visto forzados a tomar medidas entre las que está la regulación temporal de empleo. Pero ante el potencial ahorro en costes de estructura, ha prevalecido la parte humana. Hemos puesto en primera línea el cuidado de los empleados y, con un alto grado de empatía por ambas partes, hemos conseguido articular fórmulas que ayudan a la empresa, manteniendo un nivel más que correcto de protección al empleado.

De nada sirve mantener a flote la organización durante la crisis, si después tenemos “zombies” por empleados. Son precisamente las personas las que representan a las empresas y que las transmitirán los valores reales de las mismas. Así que pensemos seriamente qué cara queremos que tenga nuestra organización una vez retomemos la actividad y actuemos en consecuencia. En SBM, mantenemos la motivación y compromiso de todo nuestro equipo para poder afrontar la salida de la crisis de la mejor forma posible. Saldremos de este periodo reforzando la relación de confianza con nuestros clientes y esto solo será posible si conseguimos aportar soluciones reales a sus nuevas necesidades, en ello estamos poniendo todo nuestro foco porque son ellos, junto con nuestro equipo, el principal motor de nuestra organización.

Raúl Montoro

Country Head Iberia

de SBM Ciencias para la Vida

Categorías : OPINIÓN
Deja un comentario
Nombre: 
Email: 
URL: 
Comentarios: